Etiquetas

, , , , ,

Por José Francisco Fernández Belda: En aquella soleada mañana del pasado sábado 5 de mayo, en las canchas polideportivas de Jinámar, había unas rachas de viento que dificultaban enormemente a los aeromodelistas volar sus aviones

Parafraseando un viejo refrán español, “el hombre propone, Dios dispone y el tiempo todo lo descompone”, y eso es así tanto con el significado de “tiempo” como devenir de los meses y los años, como en la acepción de condiciones atmosféricas.

En ese día el dios Eolo se hizo presente y sus resoplidos resultaban adversos para la práctica de este deporte al aire libre, sobre todo si aspiras a volver a casa con el aeromodelo entero y no llevarlo directamente al taller dentro de una bolsa hecho astillas, accidente que, obviamente, disgusta a cualquiera pero que no preocupa en demasía porque los aficionados al aeromodelismo son unos auténticos manitas.  De ese saco de “restos” que cualquiera de nosotros depositaría en un contenedor de basura, ellos se aplicarán con paciencia y esmero hasta dejarlo impecable en relativamente pocos días, listo para remontar nuevamente el vuelo.

Pero aunque el viento posponga el poder salir a volar, siempre hay cosas por hacer en una afición de esta naturaleza.  Hay que cortar el césped y barrer la pista para que no se produzcan patinazos.  En el taller auxiliar para pequeñas reparaciones de urgencia y como almacén para guardar los aviones, los aeromodelistas dan sus últimos retoques.  Algún “alevín” llena su depósito de combustible con un buen bocadillo, el keroseno para los practicantes de este sano deporte-ciencia y extraordinario desarrollador de las habilidades manuales, técnicas y sociales.  Incluso alguno, como en este caso Sergio, aprovecha para hacer de “spotter”, nombre con el que se denomina a los aficionados a las fotos principalmente de aviones, pero también de barcos, trenes o automóviles.

Un tiempo después, siempre mirando de reojo el cielo y calibrando la fuerza del viento en las orejas o en el pelo, se inician los entrenamientos para calibrar y poner a punto los motores para la competición.  Hoy toca carreras, que como algunos han dicho muy bien, son la Fórmula 1 del aeromodelismo en vuelo circular.  Aunque hay diversas modalidades, probablemente la más usual es aquella en que compiten dos equipos cada vez, cada uno compuesto por un piloto y un mecánico, y han de dar 100 vueltas al circuito en el menor tiempo posible.  Estos pequeños aviones de carreras pueden alcanzar altas velocidades, de hasta 300 km por hora en los llamados bólidos, la mitad en las competiciones más al uso.

Las características básicas de los motores y de los aviones están reglamentadas, así como el volumen del tanque de combustible.  Esto hace que durante una carrera los aeromodelos han de repostar al menos tres veces, obligando a una gran coordinación entre los componentes del equipo que está compitiendo.  El piloto ha de intentar aterrizar el avión lo más cerca posible del mecánico para que pueda repostarlo y arrancar de nuevo el motor.  La operación se hace con una rapidez que sorprende.  En tan sólo unos segundos, el motor ratea de nuevo y el aparato vuelve a volar raudo como una flecha.   Ni que decir tiene que para intentar ganar la competición es fundamental la buena puesta a punto del motor, un combustible de calidad y una excelente formación técnica de ambos miembros del equipo.

En resumen, las carreras en vuelo circular son una modalidad de los deportes aéreos donde la tecnología que se usa siempre es puntera, y la preparación de los deportistas ha de ser excelente.  En Canarias, nuestros deportistas de la Federación Canaria de los Deportes Aéreos, FECDA, lo demuestran en cada competición nacional e internacional a la que asisten.  Su palmarés podría y debería estar a la vista de todos los que opinamos que, además del fútbol, hay otros deportes que bien merecen alguna atención por parte de los medios de comunicación.  Sigo sin saber qué fue antes, el huevo o la gallina, pero de lo que sí estoy seguro es de lo atinado del aforismo: “lo que no se comunica, no existe”.

Por José Francisco Fernández Belda ( jfbelda@teleline.es )
Ingeniero Industrial Superior
Graduado Social

Colaborador de GHCT-noticias.com

Fuente: http://www.ghct-noticias.com

Anuncios