Se acabaron las sospechas. Los huesos hallados en un pozo abandonado en la finca de Los Naranjo, en Jinámar en marzo de 2010, pertenecen a una pardela. Esta es la conclusión del contranálisis realizado en Madrid a petición de la Jefatura Superior de Policía de Canarias, tras el error en la identificación de los restos de Córdoba.

El caso del hallazgo de varias restos óseos en el fondo de un pozo abandonado en la finca Los Naranjos, en el Valle de Jinámar en marzo de 2010 se puede ya dar por cerrado. El nuevo análisis de los huesos, solicitado por la Jefatura Superior de Policía de Canarias el pasado mes de agosto, han vuelto a apuntar que los restos pertenecen a un ave, en concreto a una pardela cenicienta (calonectris diomedea).
Este nuevo análisis se solicitó  tras saltar a la opinión pública el error cometido por una forense del Cuerpo Nacional de Policía en la identificación de los restos humanos hallados en la finca cordobesa de Las Quemadillas, dentro de las investigación por la desaparición de los hermanos Ruth y José. La Jefatura Superior de Policía de Canarias había solicitado el nuevo informe antes de conocerse el error policial y previo a la petición realizada al respecto por el Sindicato Unificado de Policía (SUP).

https://i0.wp.com/www.canarias7.es/fotos/o/1211//283889-1g.jpg

FUENTE: Canarias 7

Anuncios