Etiquetas

,

Las obras de la carretera de Jinámar ponen al descubierto un nuevo yacimiento arqueológico en El Portichuelo
Las obras de rehabilitación y mejora de la GC-100, la antigua carretera general entre Telde y Jinámar, han descubierto un nuevo enclave con vestigios arqueológicos. Apareció al pie mismo de la calzada, en su margen izquierdo si se va en dirección a Jinámar y al Sur de la casa en ruinas que se levanta en la orilla misma de la vía y que el Gobierno de Canarias quiere convertir en un futuro en un centro de interpretación del cercano yacimiento de El Portichuelo.
La caída de un muro permitió a los operarios hallar un perfil estratigráfico de varias capas del que sobresalen diversos vestigios, como restos de cerámica de filiación aparentemente aborigen o huesos de animales. Un equipo de especialistas de la empresa Arqueocanarias se dedica estos días a retirar los materiales más valiosos, según publica Canarias7.
En realidad, tampoco ha sorprendido tanto el hallazgo de estos nuevos restos prehispánicos dado que están en la base de los escarpes y laderas de Cendro y El Portichuelo, una auténtica mina arqueológica. Sus paredes de tierra guardan algunos de los secretos más valiosos de la cultura de los aborígenes canarios.
Anuncios